Reiki

Confía en la energía universal

El reiki es una técnica natural en la que el terapeuta transmite a otra persona energía con un propósito sanador. Esta energía, la llamada energía universal (también qi, ki o prana en las tradiciones orientales de China, Japón o India, respectivamente), no es la energía del sanador, sino que es “canalizada” por él para que redunde en beneficio de otros. La técnica es tremendamente sencilla y natural y de ahí su popularidad.
El paciente sólo tiene que permitirse un momento de relajación en la camilla para que pueda sentir en toda su dimensión la placentera sensación de la energía en su cuerpo. El efecto más inmediato es una calma que va a persistir durante todo el día o incluso durante un periodo de tiempo. Lo efectos menos visibles están relacionados con los cambios benéficos que se efectúan ante dolencias físicas o cuestiones emocionales o mentales. Los numerosos testimonios de personas que han comprobado su eficacia son la mejor garantía del reiki, una terapia sin riesgos de ningún tipo.
La sensación energética del reiki no es comparable a la de ningún masaje. Tampoco es una experiencia energética similar a la que podemos obtener con el yoga, el tai chi o el chikung. Es algo distinto, diferente, que animamos a probar porque siempre, en todos los casos, tiene un efecto benéfico y placentero.

Cuestiones asociadas a la terapia
En estas sesiones puede contemplarse, dependiendo de los casos, la armonización de los chakras (los centros energéticos principales del cuerpo), que tanta repercusión tienen para nuestro bienestar integral. A veces también se procede a métodos previos de relajación profunda, antes del inicio de una sesión.

.


Terapeutas: 
 Francisco Rodríguez y Ana Benacer,  maestros de reiki.

Importe por sesión: 30 €   (Bono de cinco sesiones: 125 €)

Información y citas: 954 53 69 61.

Reiki. La terapia